Casación confirma absolución por delito de siembra y cultivo art. 5 inc. a) Ley 23.737- Ausencia de dolo de ultraintención. Aceite de cannabis medicinal deja de ser valorado como "estupefaciente" en los términos del art. 77 C.P.

Nacional \ Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) \ Cámara Federal de Casación Penal Sala I
Fecha resolución: 09 - Dic - 2021
Entre los argumentos más relevantes expuestos por la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal se encuentran los siguientes:
Sentado cuanto precede, cabe recordar que, en la teoría de los recursos, es ineludible el principio que ordena que éstos sean resueltos de conformidad con las circunstancias existentes al momento de su tratamiento, aunque sean ulteriores a su interposición (cfr. Fallos 285:353, 310:819 y 315:584, entre muchos otros).
Por lo tanto, si bien las acciones de sembrar y/o cultivar cannabis no han sido desincriminadas, toda vez que siguen encontrándose tipificadas por el inciso “a” del artículo 5 de la ley 23737 (complementado por el Decreto 560/19), lo cierto es que, mediante la sanción del Decreto 883/20, el Poder Ejecutivo nacional (que, como se dijo, es el mismo órgano encargado de emitir el listado de sustancias consideradas estupefacientes) ha emitido una autorización para que dichas conductas puedan ser realizadas por ciertas personas, en determinadas circunstancias, a los fines de obtener aceite de cannabis para uso medicinal.
En ese punto, no debe soslayarse que una infinidad de sustancias y fármacos legales son susceptibles de producir dependencia física o psíquica –por caso, alcohol, tabaco, ansiolíticos, antidepresivos, entre tantos otros-, y lo que los mantiene en su status legal es la valoración social que pesa sobre ellos y, en definitiva, la inclusión formal en los listados respectivos por parte del Estado.
Entonces, en el caso de autos, debe meritarse lo que ocurre en la actualidad en esas órbitas –valoración social, política del Estado- en relación a la sustancia por cuya ultrafinalidad de producción fueran incriminados: el aceite de cannabis para uso medicinal.
Conforme las constancias reseñadas, surge que el Estado nacional –tanto el Poder Legislativo como el Ejecutivo-, receptando un cambio previo en la valoración social, ha tomado el rumbo inequívoco de concebir el aceite de cannabis –y los derivados de esa especie en general, en tanto su uso coincida con ello- como una sustancia de uso terapéutico y medicinal, desechando su consideración como estupefaciente.
En resumen, resulta indudable que el derecho a la salud constituye un derecho humano, con tutela constitucional y convencional, por lo que se impone el deber de garantía al Estado, y su ejercicio por los particulares se encuentra dentro del ámbito de protección de dicha garantía.
Podemos afirmar entonces que, en el caso en estudio, mediante sus conductas, los imputados no ponían en riesgo la salud (pública), sino que propendían a su resguardo y ejercicio efectivo, por medio del acto de autoprocurarse (para sí y para terceros familiares) un elemento conducente a mejorar su estado de salud –el aceite de cannabis-.
Descargar archivo 1 : fallos89788.pdf
  COMENTAR