doctrina

Ley Micaela. Sin dudas un gran avance, pero ¿es suficiente?

La sanción de la ley 27.499, “Ley Micaela”, dispuso la capacitación obligatoria en temáticas de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en los 3 poderes del estado. Si bien su implementación marcó un avance importantísimo en la visualización de las violencias por razones de género y resaltó la necesidad de que haya capacitaciones obligatorias en perspectiva de género, lo cierto es que las desigualdades, las discriminaciones, los distintos tipos de violencia, los femicidios y otros crímenes de odio siguen ocurriendo. Surgen entonces varios interrogantes ¿es suficiente la aplicación de la Ley Micaela? ¿Es necesario extender las capacitaciones a la sociedad en general? Además de las políticas públicas que ya están funcionando, ¿cuáles otras se pueden proyectar? Sin pretender dar una respuesta absoluta, resulta primordial fortalecer las medidas de prevención, la implementación de la ESI desde edades tempranas, transversalizar las capacitaciones en materia de género a distintos sectores de la sociedad a través de talleres de sensibilización y concientización; y, en aquellos casos judicializados, profundizar el acompañamiento, asesoramiento, la escucha, el respeto a la autonomía, el abordaje integral interdisciplinario y el análisis con perspectiva de género en cada una de las etapas del proceso.
Descargar archivo 1 : doctrina89644.pdf
  COMENTAR