Defraudación por administración fraudulenta. Valores depositados en cuentas con varios titulares. Disposición de los activos por uno de los cotitulares

Local \ Buenos Aires \ Cámara de Apelación y Garantías de Mercedes
Fecha resolución: 28 - Abr - 2017

Se trata de una sentencia cuya temática, hasta donde se extiende la bibliografía y jurisprudencia a la que hemos tenido acceso, no se encuentra abordada en el medio local desde la perspectiva del derecho penal. Determina en particular si resulta penalmente relevante la disposición que del total de los valores depositados en una cuenta con "titulares a la orden indistinta" realiza uno de ellos sin el consentimiento del otro y causándole perjuicio. El punto a dilucidar implica resolver si la "cotitularidad de la cuenta" prejuzga sobre la pertenencia de los fondos. Actualmente la SCJBA rechazó el recurso de queja interpuesto contra el auto que declaró inadmisible el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley. 


"Al incardinar la atención sobre el funcionamiento de las cuentas (comitente en nuestro caso) que poseen pluralidad de titulares, el análisis correcto exige distinguir dos tipos de relaciones: una externa y otra interna. La primera involucra a la entidad financiera (la sociedad de bolsa) y a los cotitulares. El objeto de la relación está dominado por la forma en que se organiza la administración y la disposición de los fondos depositados en la cuenta. La modalidad depende, a su vez, del tipo de contrato que hayan estipulado las partes. Así, cuando la firma de los cotitulares queda habilitada en forma indistinta cada uno de los contratantes tiene el poder jurídico de disponer como si fuera el único titular; no es necesario el consentimiento del resto. Como contrapartida, la entidad financiera queda obligada a ejecutar las órdenes emitidas por cada cotitular. A diferencia del supuesto anterior, de optarse por la firma conjunta no puede eludirse el consentimiento de todos los cotitulares al concretar operaciones con vocación para disminuir el saldo".

 

"Si giramos ahora hacia la relación interna que une a los cotitulares, nos ubicamos por fuera de la distribución de roles frente a la entidad e ingresamos de lleno al ámbito de la propiedad de los valores depositados, al de la pertenencia de los fondos. Ahora bien: ¿la cotitularidad de los valores depositados en la cuenta, prejuzga la propiedad de los activos? ¿Si hay dos cotitulares, los fondos pertenecen sin más a ambos por parte iguales? La respuesta es negativa: las facultades de disposición (con fundamento en la relación externa) no están subordinadas a una comunidad de dominio sobre los activos incluidos en la cuenta".


"La distinción entre ambos aspectos ha sido expresada con absoluta precisión por el Tribunal Supremo de España (sentencia del 7/6/1996) al rechazar la tesis 'que sostiene que el solo hecho de abrir la cuenta de forma indistinta produce el efecto de atribuir lo depositado por partes indivisas a sus titulares aunque las aportaciones fueran hechas por uno sólo de ellos". En efecto, continúa el pronunciamiento haciendo mención a que la titularidad indistinta atribuye a los titulares tan sólo facultades dispositivas del saldo frente a la entidad financiera. Pero lo cierto es que "no determina [por si misma] la existencia de un condominio y menos por partes iguales sobre dicho saldo de los dos (o más) titulares indistintos de la cuenta, ya que esto habrá de venir determinado únicamente por las relaciones internas entre ambos titulares, y más concretamente, por la originaria pertenencia de los fondos o numerario de que se nutre dicha cuenta".

 

"El criterio rector envuelve la posibilidad de determinar en sede probatoria que los fondos depositados son propiedad exclusiva de uno de los cotitulares. A este fin, oficia de marcador dirimente la existencia de un negocio con fines traslativos y, en su ausencia, la pertenencia originaria de los fondos. Con base en este entorno conceptual, debe admitirse la hipótesis abstracta de que la propiedad de uno de los titulares de una cuenta que gira bajo firma indistinta resulte lesionada por actos dispositivos realizados por otro u otros titulares. Y en caso que en esta lesión se intercale un quebrantamiento del deber de fidelidad, el hecho puede configurar el tipo aprehendido por el artículo 173 inciso 7° del código penal".

Descargar archivo 1 : fallos45869.pdf
  COMENTAR