“R., J. M. s/ privación ilegal de la libertad”

Nacional \ Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional
Fecha resolución: 12 - Abr - 2017

CNCCC - Fallos Penales de Interés General nº 60/2017: Condena:
Privación de la libertad -sustracción y retención- de una persona con
el fin de obligarla a tolerar algo contra su voluntad, agravado por
tratarse la víctima de una persona a quien el imputado le debe un
respeto particular, en concurso real con el delito de desobediencia.
Reincidencia - Inadmisibilidad del planteo de inconstitucionalidad de
la agravante contenida en el inciso 2° del artículo 142 bis del Código
Penal, último supuesto: “individuo a quien se deba respeto particular”
- Casación parcial por errónea interpretación y aplicación al caso del
inciso 2º del art. 142 bis del CP (Voto de la mayoría)
Inconstitucionalidad rechazada del art. 50 del CP (Voto de la mayoría)
– Disidencia parcial: Inconstitucionalidad del art. 50 del CP.
(Magariños) – Agravante del inciso 2º del art. 142 bis del CP: rechazo
del recurso y confirmación (Mahiques).-



En esta entrega del año 2017 les hacemos llegar:

El fallo de la Sala de III de la Cámara Nacional de Casación en lo
Criminal y Correccional de la Capital Federal, dictado en “R., J. M.
s/ privación ilegal de la libertad”, (causa nº 8.009/2014, Reg.
254/2017), rta. el 12/04/2017, por el cual se hizo lugar parcialmente
al recurso de casación interpuesto por la defensa de J. M. R. y, en
consecuencia, se casó el punto dispositivo II de la sentencia
recurrida, modificando la calificación legal asignada a los hechos por
los que recayó condena por resultar constitutivos del delito de
sustracción y retención de un persona con el fin de obligarla a
tolerar algo contra su voluntad, agravado por haber logrado el autor
su propósito, en concurso real con el delito de desobediencia
(artículos 55, 142 bis, primer párrafo, primera y segunda oración, y
239 del Código Penal y artículos 470, 530 y 531 del Código Procesal
Penal de la Nación). Asimismo se dispuso enviar las actuaciones para
que otro Tribunal determine el monto de pena a imponer y rechazar los
restantes agravios planteados en el recurso de casación.

            Mario Magariños, sobre la calificación legal adoptada por
el tribunal, precisó que los desplazamientos parciales, fuera del
lugar de encierro, que la víctima pudo realizar, no torna atípica la
conducta toda vez que se acreditó el intenso temor que la damnificada
tenía y que los movimientos los cumplió debido a las imposiciones
coactivas que le hizo el imputado, dentro del contexto de violencia
que ejercía sobre ella, siendo por ello correcta la subsunción
efectuada por el tribunal cuando asignó carácter coactivo a la
privación de la libertad (artículo 142 bis, primer párrafo, del Código
Penal). Respecto al planteo de inconstitucionalidad del agravante
contenido en el inciso 2° del mismo artículo, votó por su
inadmisibilidad por adolecer de defectos de fundamentación. Precisó
que “(…) el planteo de cuestiones federales demanda, por un lado,
determinar cuál es el principio fundamental que una ley, decreto,
reglamento o resolución, conculca; corresponde luego exponer el
motivo, lo que conlleva, de modo ineludible, a la realización de un
análisis en torno al significado y alcance del precepto constitucional
de que se trate y, asimismo, de la ley, decreto, reglamento o
resolución cuya inconstitucionalidad se pretende; esto supone un
examen en punto al significado y alcance del acto en cuestión.
Cumplidos tales extremos, es además ineludible llevar a cabo un
análisis de la falta de coherencia normativa que se alegue entre el
precepto constitucional del cual se trate y la norma o acto que
aplicado al caso ocasione agravio federal, según el recurrente. Se
trata, en definitiva, de establecer una vinculación directa y concreta
entre el caso objeto de juicio y la cuestión federal alegada.”.
Asimismo, sobre el agravante ya mencionado, resaltó que el Tribunal en
la sentencia consideró que la privación de la libertad coactiva
ejecutada por el condenado fue cometida sobre la persona de un
“individuo a quien” aquél debía “respeto particular” por ser la
víctima la madre de sus hijos, interpretación que otorgó a la
calificante una extensión más amplia e incorporó una nueva hipótesis
(“madre de los hijos del autor, no conviviente con éste”), sin
explicar cuál sería el deber de orden legal quebrantado, por lo que
votó por hacer lugar, al respecto, al recurso de casación, casar
parcialmente la decisión impugnada y excluir la aplicación al caso del
agravante contemplado en el inciso 2°, último supuesto, del artículo
142 bis del Código Penal (artículo 470 del Código Procesal Penal de la
Nación). Asimismo, teniendo en cuenta su opinión, señaló que
correspondía remitir a sorteo las actuaciones para que otro tribunal
determine el monto de pena a imponer, advirtiendo que “(…) la
exclusión de la calificante arriba resuelta, determina que la escala
punitiva aplicable al caso debe ser la establecida en el artículo 142
bis, primer párrafo, in fine, del Código Penal, esto es, de 8 años a
15 años de prisión, con más la resultante de la sumatoria con la pena
establecida para el delito de desobediencia (artículo 239 del Código
Penal), en razón del concurso real (artículo 55 de la ley de fondo)
que media entre ambos en el caso.” Finalmente, refiriéndose a las
consideraciones que expusiera en “Obredor” (causa nº 25833, Reg.
312/15, rta. el 4/8/2016) enviado como Mail de interés nº 128/2015,
señaló que correspondía hacer lugar al recurso de casación, casar la
decisión y declarar la inconstitucionalidad del artículo 50 del Código
Penal.

Pablo Jantus, realizando algunas precisiones, adhirió al voto de
Magariños, con excepción del planteo de inconstitucionalidad del
instituto de la reincidencia respecto de la cual, remitiéndose a su
voto en  "Legajo de ejecución penal en autos Olea, Héctor  Federico
s/robo con armas", causa nº 1070/06, Reg. 192/15,  rta. el 24/6/15,
precisó que no podía prosperar. Por último, señaló que ante el pedido
de la fiscalía, había sido adecuado declarar reincidente a R.

Finalmente, Carlos Alberto Mahiques, adhirió al voto de Magariños
dejando sentada su disidencia parcial respecto de la aplicación de la
agravante del inciso 2º porque consideró que fue acertada por parte
del Tribunal y; su opinión en contrario sobre la cuestión referida a
la reincidencia debido a que tiene al respecto la misma postura que
Jantus (“Crosso”, causa 50260/12, Reg. nº 267/15, rta. el 16/7/2015,
enviada como Mail de interés nº 104/2015), por lo que votó por
rechazar el recurso de casación interpuesto por la defensa y confirmar
la resolución recurrida en todo cuanto fuera materia de recurso.

Descargar archivo 1 : fallos45469.pdf
  COMENTAR