“Guzman, Maximiliano Ramón s-sanción en unidad carcelaria”

Nacional \ Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional
Fecha resolución: 07 - Jul - 2015

El fallo de la Sala III de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, en autos “Guzman, Maximiliano Ramón s/sanción en unidad carcelaria” (causa nº 74715) rta.: 7/07/2015, donde por el voto mayoritario de Pablo Jantus y María Laura Garrigós de Rébori, se hace lugar al recurso de casación, se anula la sanción disciplinaria impuesta, se revoca la resolución y se dispone que el tribunal oral comunique lo resuelto al Servicio Penitenciario Federal.

            Explicó Jantus que tanto él como Garrigós de Rébori ya habían emitido opinión en los fallos identificados como Reg. nº 7/2015, causa nº 13.395, rto. 7/4/15 y Reg. nº 8/15, causa n° 13.395, rto. 7/4/15, ambos caratulados “Salazar Viviana Inés s/ sanción disciplinaria en unidad carcelaria”; Reg. nº 6/2015, causa nº 39659, rto. 7/4/15, caratulado “Rodríguez, Cinthia Samantha s/ sanción disciplinaria en unidad carcelaria” –enviada como Fallo de Interés nº 9-, y Reg. nº 114/2015, causa nº 33.659, rto.: 2/6/15, caratulado “Domínguez, Kevin Yamil”, y agregó que la ley faculta al director de la unidad a imponer sanciones, y no al director del módulo, para garantizar la imparcialidad de quien va a resolver. Que el agravio invocado por la defensa era actual porque la sanción tiene incidencia en la calificación del interno, votando así por hacer lugar al recurso y anular la sanción.

            En su voto, María Laura Garrigós de Rébori, resaltó que, tal tomo indicó Jantus, ha fijado su postura en los fallos individualizados y que la resolución del Servicio Penitenciario que le da la posibilidad de aplicar sanciones al director de módulo, no reúne los requisitos que exige el derecho administrativo para delegar funciones que no le son propias al inferior, sino que son propias del superior. Agregó que el director de módulo carece de las competencias que sí reúne el director del establecimiento que tiene la posibilidad de no aplicar, eventualmente, una sanción, o bien de aplicar una que por su levedad no se corresponda con la conducta que está en tratamiento. Que estas posibilidades, que no tiene quien actúa por autoridad delegada, generan un agravio actual en relación con la sanción impuesta.

            En disidencia, Mario Magariños, consideró que el recurso interpuesto no era admisible por falta de agravio actual, ya que el invocado era meramente conjetural.          

Descargar archivo 1 : fallos42120.pdf
  COMENTAR