Sentencia. Fundamentación. Portación de armas de fuego. Ausencia de fines ilícitos

Local \ Córdoba \ Superior Tribunal de Justicia de Córdoba
Fecha resolución: 14 - Mayo - 2015

SENTENCIA: Fundamentación. Principio de razón suficiente. Concepto. Fundamentación probatoria: Contenido. PORTACION DE ARMAS DE FUEGO. Atenuante por ausencia de fines ilícitos (art. 189 bis inc. 2°, 6to. párr., CP). Evidencia. Circunstancias del hecho. Condiciones personales del autor. Interpretación conforme al principio penal de acto. Necesidad de invocación de la atenuante a través de la defensa material o técnica.  Fines ilícitos. Concepto. Aspecto subjetivo. Contenido. Comparación entre la figura básica y la atenuante por ausencia de fines ilícitos (art. 189 bis inc. 2°, 6to. párr., CP).

 

I. La fundamentación de la sentencia debe ser derivada, es decir, respetuosa del principio de razón suficiente. Ello importa que la prueba en la que se basan las conclusiones a que se arriba en la sentencia, sólo pueda dar fundamento a esas conclusiones y no a otras; o expresado de otro modo, que aquéllas deriven necesariamente de los elementos probatorios invocados en su sustento.

 

II. La obligación constitucional y legal de fundar la sentencia consiste en el deber de consignar por escrito las razones que justifican el juicio lógico que ella contiene, con base en la prueba reunida y de acuerdo al sistema de valoración admitido por la ley procesal, porque éste es el modo de posibilitar el contralor de las partes y del Tribunal de casación. Específicamente, en lo que respecta a la fundamentación probatoria, las resoluciones judiciales deben cumplir con dos condiciones. Por un lado, deben consignar expresamente el material probatorio en el que se fundan las conclusiones a que se arriba, describiendo el contenido de cada elemento de prueba. Por otro, es preciso que éstos sean merituados, tratando de demostrar su ligazón racional con las afirmaciones o negaciones que se admitan en el fallo. Ambos aspectos deben concurrir simultáneamente para que pueda considerarse que la sentencia se encuentra motivada.

 

III. La portación de arma de fuego exige que el autor lleve el arma consigo, trasladándola de un sitio a otro, en lugar público, de acceso público o en lugar privado donde el sujeto activo se ha hecho presente, en condiciones de uso inmediato, aunque para ello deba montarse y, en su caso, cargarse.

 

IV. De acuerdo a una interpretación conforme (esto es, la que mejor se adapta a los dictados constitucionales), y en consideración del principio de inocencia y su consecuencia el in dubio pro reo, la figura atenuada del art. 189 bis, inc. 2, 6º párr., del CP, se aplicará tanto si existe certeza cuanto si hay duda acerca de la falta de intención de utilización del arma portada con fines ilícitos.

 

V. Con relación a las condiciones personales del autor –de las que, junto a las circunstancias del hecho, se puede inferir la falta de intención– si bien el tipo atenuado (art. 189 bis, inc. 2, 6º párr., del CP) no delimita cuáles deben ponderarse, durante el tratamiento parlamentario se ejemplificó con la portación con finalidad deportiva, de caza o colección, y la doctrina ilustra con la portación para acudir en defensa legítima de un tercero real o putativa. Se excluyen aquellas condiciones personales que versen sobre condenas o antecedentes penales previos por cuanto, al representar un derecho penal de autor, son impropias de un derecho penal liberal de acto.

 

VI. En razón de la estructura marcadamente subjetiva de la figura atenuada de la portación de armas por ausencia de fines ilícitos (art. 189 bis, inc. 2, 6º párr., del CP), su invocación debe surgir de la defensa material o técnica.

 

VII. El fin ilícito del tipo atenuado del art. 189 bis, inc. 2, 6º párr., del CP, no significa necesariamente delictivo, sino que remite a un concepto más amplio de injusto o contrario a derecho.

 

VIII. La construcción de la atenuante del art. 189 bis, inc. 2, 6º párr., del CP, sobre la base subjetiva de un fin lícito no implica necesariamente que la figura básica requiera, a modo de imagen contraria, el fin ilícito de la utilización del arma; basta el dolo de portar sin autorización.

 

TSJ, Sala Penal, S. n° 167, 14/5/2015, “Cisterna, Guillermo Mariano p.s.a. encubrimiento, etc. –Recurso de Casación”. Vocales: Tarditti, López Peña y Cáceres de Bollatti.

 

 

Descargar archivo 1 : fallos42036.pdf
  COMENTAR