doctrina

Las fronteras del derecho a castigar. Consideraciones sobre la legitimidad del castigo a extranjeros

Una plena justificación del castigo debería exigir que entre el penado y la comunidad que lo llama a responder haya una relación política en la que el penado puede encontrar razones para implicar sus intereses y capacidades más preciadas en la mantención y desarrollo de dicha comunidad. En el contexto de una democracia igualitaria, estas razones deben dirigirse al penado como un igual. De ahí que castigar a quien carece de plena membresía política siempre es un problema para el derecho penal. En este capítulo se explora el caso específico de los extranjeros, comparándolo con grupo que se encuentra en los márgenes de la relación política, esto es, las víctimas de extrema pobreza.
Descargar archivo 1 : doctrina89364.pdf
  COMENTAR