doctrina

Reflexiones sobre la utilización de las sentencias de juicio abreviado en juicio oral posterior. El caso del coimputado que decide no prestar conformidad

El instituto del juicio abreviado resulta sumamente valioso. Pese a ello, no menos cierto es que, más allá de su extendida e indiscutible utilización, tal instituto es objeto de contornos que lo delimitan y dan cauce. Se pretende aquí traer a colación algunas cuestiones, que, en la práctica judicial, afectan lastimosamente el derecho al juicio previo en los términos del art. 18 de la CN de aquellas personas que han decidido demostrar su inocencia en un juicio oral. Puntualmente, la pregunta aquí es, en los casos de varios coimputados donde solo algunos deciden arribar a un acuerdo de juicio abreviado ¿Cómo afecta ello a quien decide ir a juicio? La única respuesta admisible constitucionalmente, vale adelantar, es la de la imposibilidad de introducir en la sentencia del juicio oral, por cualquier vía, toda consideración o elemento que haya formado parte del acuerdo del resto de los coencausados. Dicho de otro modo, en lo que a quien no firmó el acuerdo de juicio abreviado respecta, el acuerdo no existió y todo aquello que haga a la imputación debe ser debatido y probado en el plenario. 
Descargar archivo 1 : doctrina88910.pdf
  COMENTAR