El riesgo de hablar a través de la Verdad

Ya se ha oído hablar mucho sobre la cuestión criminal respecto de los privados de su libertad en este tiempo. Hay quienes manifiestan su agrado y humanidad por la decisión de darle medidas alternativas a los mismos y otros quienes con desagrado y malevolencia incurren en escupir odio ante la crisis que se manifiesta hoy en día.

Hablar sobre temas que involucran la libertad, la intromisión en la vida privada de las personas y las opiniones de los demás no es tarea sencilla. Siempre está presente la subjetividad de los seres humanos, el miedo al rechazo y el deseo a querer pertenecer con lo que uno puede llegar a expresar; pero creo verdaderamente que cuando uno pone en manifiesto una idea sin necesidad de tener la idea fija en querer pertenecer, nuevos milagro s ocurren: uno pasa a pertenecer ya no a un grupo, sino a uno mismo, a sus ideas, a su forma de ver la vida.

Hoy se vive un conflicto mundial. Es así. Sin tapujes ni palabras sordas estamos en una Pandemia. Un sinfín de problemáticas que nos desbordan y vaya uno a saber hasta cuanto tiempo será esto así. Pero la mejor forma de frenar el mal que atraviesa el mundo es acoplarnos en una mirada que nos reconforte el alma y qué mejor forma que siendo humanos, con dignidad, ante todo.

Descargar archivo 1 : doctrina88900.pdf
  COMENTAR