Un mar de luto. Represalias, control y represión de las mujeres en la dictadura franquista

REPRESALIAR, REPRIMIR, CONTROLAR. Son acciones diferentes que, llevadas a cabo en el marco histórico de una dictadura, se refuerzan mutuamente, con el objetivo, absolutamente exitoso, de alcanzar todos los espacios y de perdurar en el tiempo. Represaliar es proporcionar una respuesta de castigo o venganza por alguna agresión u ofensa. Tomar represalias indica, por parte de quienes ejercen tales acciones, que están habilitados y justificados moralmente para llevarlas a cabo, dado que hay alguien que agrede u ofende. Se trataría, por tanto, de una reacción justa y necesaria. Ya en la dictadura, la frase “algo habrán hecho”, referida a las mujeres que sufrieron represalias, indicaba esa terrible justificación, por quienes creían encontrarse a salvo de padecerlas, dado que eran “personas de orden” que se conducían de modo intachable. El término reprimir hace alusión al intento de contener desde el poder actuaciones que se consideran inadecuadas, impropias, no permitidas, por medio del ejercicio de la violencia, de baja, media o alta intensidad. Reprimir, además de la dimensión concreta de reprimir actuaciones políticas y conductas sociales, puede ir más allá: los represores pueden intentar penetrar en la subjetividad de los individuos, para contener o eliminar ideas, pensamientos o deseos. En cuanto al ejercicio del control, se trata de la acción más efectiva para lograr que un poder omnímodo y arbitrario, como el poder dictatorial, se mantenga en el tiempo. Mantener el control sobre una población ya vencida, pero a la que se pretende además colocar en permanente estado de sumisión, requiere una serie de operaciones (comprobar, inspeccionar, fiscalizar, dominar, mandar) que hacen que sea el mecanismo más camaleónico, que adopta formas más diversas, que mejor se disfraza y mejor se adapta a las circunstancias históricas; el que menos contestación puede llegar a producir. Para el poder, resulta sin duda el menos costoso políticamente y el más eficaz socialmente.
Descargar archivo 1 : doctrina49486.pdf
  COMENTAR