doctrina

Eximición de prisión: sentando jurisprudencia

Desde hace algunos años, en el ejercicio de la profesión, nos hemos encontrado ante un novedoso criterio jurisprudencial relativo al instituto de la eximición de prisión.


Algunas Salas de las Cámaras de Apelaciones, y luego, distintos Juzgados de Garantías de la Provincia de Buenos Aires, ante la petición formal de eximición de prisión del justiciable, resolvían que la misma debía ''tenerse presente'', hasta tanto el representante del Ministerio Público Fiscal, requiriera la detención del imputado.


Suscintamente, el argumento se expresaba de la siguiente forma: ''...que si bien resulta cierto que la eximición de prisión puede ser peticionada en cualquier estado del proceso (artículo 185 del C.P.P.), no lo es menos que el presupuesto para su tratamiento resulta una precedente orden de detención; sin que tal inteligencia pueda conducir a burlar el fin del instituto, que es evitar la privación de libertad del encausado; por lo que menester es recordar que la detención en la especie no podría efectivizarse hasta tanto el decisorio que resuelva sobre la exención quede pasado a autoridad de cosa juzgada, en virtud del efecto suspensivo que ostentan los recursos sobre la materia (artículo 431 del C.P.P.)...''.


Procesalmente, lo que sucedía era lo siguiente: la Defensa requería la eximición de prisión del imputado, y el Juez de Garantías resolvía tenerla presente. Al interponer recurso de apelación, la Cámara Departamental confirmaba la resolución por los mismos fundamentos. Pero no solo ello. Interpuesto el Recurso de Casación, el mismo era declarado inadmisible, lo que obligaba a acudir en queja ante el Superior.


Ello sin perjuicio de lo que tiene dicho el Máximo Tribunal de la Nación. Así, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ha sostenido en numerosos precedentes[1] que las cuestiones atinentes a la denegatoria de la libertad, con anterioridad a que la sentencia condenatoria se encuentre firme ocasiona un perjuicio que podría resultar de imposible reparación ulterior.


Motiva el presente, la cita del precedente dictado por la Sala III, del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, en el marco de un recurso que hemos presentado, en el que se dispone revocar dicho criterio en los siguientes términos: ''...La vía intentada progresa pues, el imputado tiene derecho a solicitar su eximición de prisión y la resolución que decide no tratar el instituto por no existir orden de detención, constituye un exceso ritual que debe descalificarse como acto jurisdiccional válido, por lo que corresponde devolver jurisdicción al juzgado de primera instancia a fin que se expida sobre el particular (artículos 433, 450 y 465 del Código Procesal Penal)...''[2].


No podemos más que celebrar este criterio esbozado por el Tribunal Penal Superior de la Provincia de Buenos Aires.


Y ello, en orden a los siguientes argumentos que hemos sostenido en reiteradas ocasiones.


Poco se repara, fuera de la dogmática y las normas, en las consecuencias que el proceso penal  genera en una persona. Si se trata del derecho a permanecer en libertad, la incertidumbre que genera tener presente su petición de permanecer libre durante el proceso, provoca, sin duda, un perjuicio insubsanable, toda vez que desconoce, si en algún momento podrá perder su derecho a la libertad ambulatoria, tutelado constitucionalmente.


Lo cierto es que la propia cita del Art. 185 del C.P.P., resquebraja la novedosa jurisprudencia que en materia de eximiciones de prisión se pretendió imponer.


Del propio articulado surge que la eximición de prisión puede ser esgrimida en cualquier estado y grado del proceso. Y ello no lo limita a ninguna petición del Sr. Agente Fiscal. Tal interpretación partía de la más intima subjetividad de los magistrados, más no se apoyaba en normativa alguna.


Con dicho temperamento, se soslayaba que el Art. 60 del C.P.P., prevé que ''...los derechos que este Código acuerda al imputado podrá hacerlos valer cualquier persona que sea detenida o indicada de cualquier forma como participe de un hecho delictuoso desde el primer momento de la persecusión penal dirigida en su contra...''.


Así, se advierte que el derecho a solicitar la eximición de prisión, resulta ser un derecho acordado a todo imputado sometido a un proceso penal.


En tal inteligencia, mal puede sostenerse que de la norma del Art. 185 del C.P.P., conjugada e interpertrada armonicamente junto con el Art. 60 del ritual, se desprenda algo que siquiera la propia ley establece, tal como la existencia de un pedido de detención previa.


Las resoluciones que tenían presente la petición de eximición de prisión, se apartaban claramente de la norma procesal, en tanto afectan el Derecho Constitucional de la Libertad, y la Garantía del Debido Proceso.


Por otra parte, no debe olvidarse que en la interpretación de las normas, se impone el principio ''pro homine'', que da preminencia a aquella interpretación que más derechos acuerde al imputado.


Claramente, tener presente la petición de eximición de prisión hasta que se efectivice un pedido de detención, implica prolongar un estado de incertidumbre sobre la persona sometida a proceso, que, a las claras, genera un perjuicio irreparable en su salud psíquica, atento el cáracter intimidatorio que posee toda posibilidad de existencia de una medida de coerción.      


La Sala III, del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, en este precedente, ha iluminado el camino que debe seguirse en materia de eximiciones de prisión.


Tengo la firme esperanza de que los Tribunales de Grado, guien sus resoluciones de conformidad con lo resuelto por el Superior.


Consideré oportuno difundir el fallo mencionado, en aras de contribuir, aunque de forma escasa, para lograr una mejor Administración de Justicia.

 

                                                                                              Cristian Emilio De Fazio. 27/5/20.

 

 

[1] Di Nunzio Conf. D. 199, XXXIX, “Di Nunzio, Beatriz Herminia s/ excarcelación – causa N° 107.572  - del 3 de Mayo de 2005) y Casal C. 1757. XL. “Casal, Matias Eugenio y otro s/ robo simple en grado de tentativa – causa n° 1681 –  del 20 de septiembre de 2005.

[2]Tribunal de Casación Penal, Sala III, Provincia de Buenos Aires, Causa número 98.575 (reg. de Sala 26.747) caratulada “Luna, Jonathan Eduardo s/ recurso de queja (art. 433 C.P.P.)”

Descargar archivo 1 : doctrina48962.pdf
  COMENTAR