Tratamiento de mantenimiento con heroína en Suiza: Regulando exitosamente la oferta y consumo de una droga inyectable de alto riesgo

En una serie de países –incluyendo a Suiza, el Reino Unido, Alemania, los Países Bajos, Australia y Canadá– se prescribe heroína para consumo bajo supervisión médica, como parte de exitosos programas de tratamiento a largo plazo para consumidores de opiáceos ilícitos. El tratamiento de mantenimiento con heroína (HAT, por su siglas en inglés) es significativamente menos común que la terapia con sustitución de opiáceos (OST, por sus siglas en inglés). Ello se debe a que el primero está típicamente reservado para consumidores de opiáceos que han demostrado no responder a otras formas de tratamiento, y porque se le considera políticamente más controversial. Pero pese a su disponibilidad relativamente limitada, existe actualmente un significativo cúmulo de evidencia que demuestra su efectividad del. Esta evidencia brinda lecciones útiles para manejar una de las más riesgosas y problemáticas formas de consumo de drogas como un problema de salud pública, y no como un tema de justicia penal. Reconocido legalmente como una intervención médica y, por ende, no sujeto a prohibición de las convenciones de drogas de las Naciones Unidas, el HAT muestra los potenciales beneficios que, desde una perspectiva más amplia y a nivel local, nacional e internacional— , se pueden obtener de trasladar la oferta y el consumo ilícitos de una droga hacia un mercado totalmente legal y estrictamente regulado. La experiencia de Suiza, país que se convirtió en pionero en la aplicación del HAT en la década de 1990, representa la fuente más amplia de evidencia empírica sobre los resultados de dicha transición. Tal experiencia sugiere que si esta forma de tratamiento se desplegase ampliamente –particularmente en los principales países consumidores— ello representaría no sólo importantes beneficios para muchas personas dependientes de la heroína, sino que también tendría un impacto significativo sobre la escala de los mercados ilícitos de drogas.
Descargar archivo 1 : doctrina46341.pdf
  COMENTAR