Política de drogas en Suecia: Una respuesta represiva que aumenta el daño

El objetivo central de la política de drogas sueca es crear una sociedad libre de drogas. Para lograr este objetivo, el país ha adoptado un enfoque punitivo y de aplicación de la ley. Algunos expertos han argumentado que es este enfoque el que ha logrado que Suecia haya mantenido niveles históricamente bajos de consumo de drogas ilegales. Este aparente éxito del modelo sueco es, por lo tanto, a menudo presentado como un argumento en contra de la descriminalización y la regulación legal de las drogas. Sin embargo, la baja de prevalencia del consumo de drogas en Suecia no es, necesariamente, atribuible al enfoque represivo. Diversas investigaciones muestran, consistentemente, que los factores sociales, económicos y culturales son en realidad los principales causantes de la baja prevalencia – no la dureza de las leyes. Es importante también resaltar que aunque los niveles de consumo de drogas en Suecia siguen siendo bajos en términos relativos, observan una tendencia a la alza. Aún más, la antipatía del modelo a medidas probadas de reducción de daños ha tenido como consecuencia altos índices de hepatitis C entre quienes se inyectan drogas, y un aumento del 600% en las muertes provocadas por drogas en los últimos 20 años.  
Descargar archivo 1 : doctrina46338.pdf
  COMENTAR