doctrina

Proyecciones de un derecho penal deliberativo sobre la relevancia jurídica del consentimiento: Un análisis sobre sus límites como mecanismo para la distribución de consecuencias lesivas

El consentimiento ha tenido un amplio reconocimiento en la
tradición liberal como mecanismo adecuado para distribuir cargas entre
las personas. Como el Estado no se encuentra legitimado para imponer
un modo de vida determinado, los individuos están facultados para, a
través de su autonomía individual, elegir los cursos de acción que se
adecúen a sus respectivos intereses. Una concepción de este tipo trae
consigo el peligro –ante la prohibición de cualquier restricción al
consentimiento de las partes- de una justificación perfeccionista del
castigo y de la legitimación de graves desigualdades. Así, el
«consentimiento» y la «autonomía privada» permitirían validar
sanciones
draconianas y bloquearían cualquier posibilidad de restaurar un
equilibrio entre los interesados sobre los que reinan diferentes
poderes de negociación, de disposición de recursos económicos, etc.
Sin embargo, una teoría que restrinja la validez del consentimiento
podría estar encubriendo, al vetar ciertas autonomías, una legislación
perfeccionista. Este trabajo explora una posible respuesta al
conflicto planteado, apelando a una noción deliberativa del derecho
penal que, al tiempo que no abjura de un «objetivismo moral», prioriza
el rol de la deliberación pública y de sus precondiciones en la
legitimación de la sanción y aplicación de las normas penales.

Descargar archivo 1 : doctrina46313.pdf
  COMENTAR