Los costos del encarcelamiento de las mujeres

En las últimas décadas, el número de personas privadas de libertad a
nivel mundial no deja de crecer. Desde  el  año  2000  la  población
reclusa  masculina  aumentaba  en  un  18%  mientras  la  población
reclusa femenina lo hacía en un 50%. También comprobamos que la pena
preferente para ciertos delitos como el robo o el tráfico de drogas es
la cárcel, y la mayoría de las mujeres encarceladas lo están por estos
dos delitos. Pero el encarcelamiento, ¿qué costos reales tiene para la
sociedad? ¿Están contabilizados? ¿Son conocidos por los jueces? ¿Nos
cuesta más encarcelar que prevenir? ¿El costo social del delito es
menor que  el  costo  de  aplicar  las  penas?. Analizando  algunos
estudios  existentes  desde  una  aproximación  a  la disciplina  de
la  Economía  del  Delito,  unido  a  las  aportaciones  de  la
Economía  Feminista sobre  la visibilización  del  trabajo  de
cuidados  y  mantenimiento  de  la  vida,  podemos  comprobar  cuáles
son  los
elevados costos sociales de encarcelar a las mujeres por delitos de
tráfico de drogas o delitos no violentos y cómo este encarcelamiento,
además, no ha logrado acabar ni reducir estos delitos. Por lo que
sería urgente revisar la política de drogas a nivel mundial y buscar
alternativas a las penas de prisión de las mujeres por delitos no
violentos. Unas medidas que beneficiarían a la sociedad en su
conjunto.

Descargar archivo 1 : doctrina46230.pdf
  COMENTAR