Llámame Rubí

La Justicia de Necochea ordenó que se realice el cambio de
identificación solicitado por un preso de Sierra Chica que se siente
mujer. Además, solicitaron cupo en el pabellón de transexuales de
Ezeiza para que reciba un trato digno conforme a su identidad de
género.

En la presente causa, la defensa de un preso alojado en la Unidad
Penal N° 2 de Sierra Chica solicitó el traslado de su defendido al
Complejo Penitenciario Federal N° 1 de Ezeiza, en virtud de su
condición sexual.  Asimismo, manifiestó que padece HIV y no recibe en
tiempo y forma los medicamentos prescriptos para la enfermedad y, por
último, pidió que le otorguen el cambio de identificación, en relación
a su identidad de género.

Frente a ello, los integrantes del Tribunal recordaron que el 9 de
mayo de 2012 se sancionó la ley nacional 26.743 de Identidad de Género
que establece que "deberá respetarse la identidad de género adoptada
por las personas que utilicen un nombre de pila distinto al consignado
en su documento nacional de identidad"; y que "a su solo
requerimiento, el nombre de pila adoptado deberá ser utilizado para la
citación, registro, legajo, llamado y cualquier otra gestión o
servicio, tanto en los ámbitos públicos como privados".

La normativa también especifica que "cuando la naturaleza de la
gestión haga necesario registrar los datos obrantes en el documento
nacional de identidad, se utilizará un sistema que combine las
iniciales del nombre, el apellido completo, día y año de nacimiento y
número de documento y se agregará el nombre de pila elegido por
razones de identidad de género a solicitud del interesado/a".

Teniendo en cuenta que el interno solicitó el cambio de su
identificación registral, siendo su nombre de pila de elección "Rubi"
y expresó que efectivamente se siente mujer, los jueces adelantaron
que corresponde hacer lugar a lo solicitado y proceder al cambio de
identificación de autos. Además, advirtieron que la decisión se debe
dar a conocer en el lugar donde se aloja actualmente y deberá ser
llamada por el nombre elegido.

En relación a su estado de salud, los magistrados ordenaron a la
Dirección de Sanidad de la Unidad Penal N° 2 que se arbitren y
gestionen los medios para que en forma real, oportuna y eficaz se
cumpla con el concreto y debido suministro de la medicación que se ha
determinado y prescripto para la enfermedad que padece la interna.

Finalmente, atento a la solicitud de traslado al Complejo
Penitenciario Federal N° 1, Unidad Residencial VI de Ezeiza, ello en
virtud de la necesidad de verificarse un trato digno en orden a las
condiciones de alojamiento conforme a la identidad de género elegida,
los jueces solicitaron un cupo.

Descargar archivo 1 : doctrina45466.pdf
  COMENTAR