Inteligencia y contrainteligencia en la lucha contra el terrorismo global

La Inteligencia puede ser una herramienta muy poderosa y su utilidad
destaca siempre y cuando el consumidor tiene una clara comprensión de
sus límites, en tanto que no puede predecir el futuro con exactitud. A
lo largo del tiempo, el concepto de Inteligencia ha evolucionado en
función de las necesidades a las que ha de responder la seguridad, lo
que implica la fusión de fuentes múltiples (MULTI-INT), no obstante,
añadiéndose un claro nivel de dificultad, teniendo en cuenta la gran
cantidad de información que ha de ser depurada para el análisis y
quedando
solamente aquella que resulte de utilidad para un determinado escenario.
La Inteligencia especializada en Contraterrorismo se centra por un
lado en la financiación y aparato logístico facilitador del terrorismo
que constituye un elemento importante para su existencia, por lo que
cortar el subministro de la misma constituye una prioridad para los
Estados. En este sentido, la identificación y el seguimiento de las
finanzas terroristas permite tener un conocimiento esencial de las
redes de apoyo financiero a las organizaciones terroristas, además de
conllevar a descubrir nuevos métodos de financiación del mismo y las
personas
implicadas. Por otro lado, los agentes y los analistas de Inteligencia
se centran en la propaganda terrorista y así mismo en la amenaza que
suponen los foreign fighters. En este último caso, la prima la figura
del inmigrante que experimenta el llamado Ghetto Aislacionista, que
termina tomado una decisión radical y posiblemente para limpiar
cualquier residuo occidental en su conciencia se redime a sí mismo con
una acción terrorista.

Descargar archivo 1 : doctrina45085.pdf
  COMENTAR