La intervención profesional de los equipos técnicos evaluadores del Programa de Protección, en los casos de víctimas de delitos establecidos en la Ley de Penalización de la Violencia Contra las Mujeres

Generalmente  cuando  se  habla  de  la  violencia  contra  las mujeres,  en  la opinión  pública  predomina  la  idea  de  un
problema  del  ámbito  privado,  siendo  un criterio  muy reduccionista  que  no  aborda  su  raíz,  ni permite  visibilizar las  formas
en  que  se  expresa;  como  lo  es  la  violencia  física, emocional,  patrimonial,  la violación,  los femicidios, entre  otras
manifestaciones más visibles de la violencia patriarcal contra las mujeres.
Si se analiza el problema de la violencia contra las mujeres a partir de una cultura patriarcal, se observa históricamente que rechazar,
invisibilizar, y/o negar la participación  de  las  mujeres  en  la historia,  en  la  política,  en  la  ciencia,  en  la filosofía,  en  la  cultura,  en  la  economía ,  y  en  todos  los ámbitos  de  la  vida  social, también es ejercer violencia contra ellas.
De igual manera, la utilización de imágenes o discursos que denigran a las mujeres   en   los   medios   de   comunicación,   es violencia simbólica,   el   uso generalizado  del  acoso disfrazado  de “piropos”,  los  insultos,  los  chistes,  las bromas,  y  las canciones,  que  ofenden  la  dignidad  de  las  mujeres y/o reproducen los   estereotipos   y   prejuicios   que   refuerzan   y justifican   la   opresión   y   la discriminación de estas en la sociedad.
Siendo un  problema  social,  estructural,  propio  del  sistema patriarcal  en  el que vivimos, el cual construye relaciones
desiguales de poder entre las mujeres y los  hombres,  ha  permitido que  las  mujeres  vivan  en  situaciones  de  opresión  y
discriminación, y los hombres, independientemente de la clase social y de la etnia a la que pertenezcan, siempre tengan el poder sobre las mujeres.
Dada  esta  problemática,  las  mujeres    ante  situaciones  de violencia,  entre otras  alternativas,    acuden  a  distintas instituciones  en  busca de  orientación  y ayuda  profesional,  con el  fin  de  salir  de  esa  situación  en  la  que  se  encuentran
inmersas.
La  atención    profesional  que  se  les  brinda,    contribuye  a que  las  mujeres traten  de    salir  del  ciclo  de  violencia,
además  de  interponer  y/o  continuar  con  la denuncia   penal, abarcando   diversos   ámbitos   de   sus   vidas   a   nivel
social, económico, educativo, laboral, entre otros.
Por  consiguiente  el  Estado  ha  vuelto  su  mirada  en  la creación  varias instituciones  y  programas  como  la  Oficina  de
Atención  y  Protección  a  la  Víctima del   Delito,   la   cual será   objeto   de   estudio,   particularmente   la   intervención
profesional  de  los  equipos  técnicos  evaluadores  del  Programa de  Protección  en los  casos  de  víctimas  de  delitos  establecidos
 en  la  Ley  de  Penalización  de  la Violencia  Contra  las Mujeres,  durante  el  año  2013,  en  la  Oficina  de  Atención  y Protección a la Víctima del Delito, Sede Central.
Este documento, como resultado de la investigación realizada, contiene en primer lugar, un recuento de la intervención profesional que han brindado los ETE que  conforman  el  Programa  de  Protección,  acorde con  lo  establecido  en  la  Ley 8720:  Ley  de  Protección  a
Víctimas  y  Testigos;  y  a  su  vez  se  vincula  dicha intervención a  la  permanencia  o  no  de  las  mujeres  víctimas  de  violencia
de género.  Asimismo,  se  exponen  los  resultados  de  las  acciones de  los  ETV  y  se define si existe un enfoque o lineamiento
establecido para el abordaje.Posteriormente,  se  analiza  la participación  de  la  persona  usuaria  en  el proceso penal en los
casos de la Ley de Penalización, exponiendo los resultados obtenidos producto  de  la  revisión  de  los  casos,  la  toma  de  decisiones
de  las víctimas durante el proceso penal, la consecución y finalización de dicho proceso.
Seguidamente, se determina la relación entre la intervención de los ETE, y la  permanencia  de  la  persona  usuaria  en  el  proceso
penal.  Por  último,  se presentan   las   conclusiones   y   las recomendaciones   producto   de   la   revisión bibliográfica, y los
resultados obtenidos en la presente investigación.

Descargar archivo 1 : doctrina44996.pdf
  COMENTAR