Mujeres violentadas en la vorágine de inseguridad en El Salvador

De la violencia política, El Salvador ha transitado, como su vecino Guatemala, con extrema rudeza, a la violencia criminal, que no busca defender ni alterar el orden establecido sino medrar de sus debilidades. En esa intensificación es relevante, en la violencia homicida y feminicida, el cambio en los patrones de comisión de hechos delictivos para el caso de las mujeres. Aunque para ellas ha sido frecuente que el
principal escenario de violencia sea el seno del hogar, en la actualidad también el escenario público es un ámbito de aguda inseguridad, pues se asiste a numerosas violaciones cometidas por las pandillas (y maras) y elementos de las fuerzas de seguridad del Estado en espacios más bien comunitarios o asociados con elementos externos al territorio doméstico.

Descargar archivo 1 : doctrina44472.pdf
  COMENTAR