doctrina

Un acercamiento de lege ferenda al diseño curricular de la litigación penal como competencia profesional, en la carrera de Derecho en la Universidad de Oriente, Cuba.

El Movimiento de Reformas Procesales en América Latina desencadenado en los años ’90 del siglo XX, determinó una dinámica en espiral del desarrollo del sistema de justicia criminal de los países que integran la mencionada región. Especial incidencia tuvo en la litigación penal, donde se concretiza la formalización del conflicto y existe un vínculo profundo entre las formas del juicio y la vida social. Ese tránsito, que tiene sus reglas, sus habilidades, su saber, sus compromisos políticos y su ética lo llamamos “litigar”. Si bien el influjo fue fuerte para los sistemas criminales, también lo ha sido para su enseñanza en los predios universitarios; donde hemos tenido que actualizar nuestro diseño curricular en función de lograr formar un profesional con las competencias necesarias para afrontar los retos que impone la litigación en los juicios penales, en los que participará como parte de la relación jurídico penal.

El presente artículo tiene como brújula reconocer el significado didáctico y los requerimientos pedagógicos fundamentales que impone la reforma para el tratamiento curricular de la litigación penal como competencia profesional, en la carrera de Derecho en la Universidad de Oriente, y orienta los destinos de estas reflexiones al proceso formativo del este profesional.

Ello se realiza desde la gestión curricular como un proceso en continua construcción- desconstrucción-reconstrucción, cuyo fin es estar a la altura de los retos sociales actuales y futuros, para así buscar la permanente pertinencia de la formación; tomando como armazón teórica el enfoque socioformativo y la concepción holística Configuracional.

Descargar archivo 1 : doctrina43575.pdf
  COMENTAR