doctrina

Nuevo orden aduanero

Nuevo orden aduanero

Los puntos salientes de la norma que entraráen vigor el 2 de mayo y que dispone una profunda reestructuración de la Aduana

Si bien la estructura organizativa de la Dirección General de Aduanas (DGA) había sido modificada -en mayor o menor medida- muchas veces desde su creación, fue en 2013 que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) comenzó estudios más amplios para redimensionarla. Los fundamentos de esa decisión, expuestos dos años después en la norma dictada al efecto (disposición 13/15), fueron los mismos utilizados en 1996 para desarticular la ex Administración Nacional de Aduanas (ANA), es decir, el incremento de los ilícitos aduaneros y la necesidad de extremar esfuerzos para impedirlos.

No consta en el considerando de la disposición de 2015 que la DGA haya presentado un proyecto propio. Simplemente la AFIP consideró relevante modificar el servicio aduanero fortaleciéndose a sí misma como estructura aglutinante. Con esa reforma, la DGA continuó con su casi nula autonomía; también fueron casi nulos los efectos deseados sobre los procedimientos de gestión y el control aduanero.

Las nuevas autoridades, con más voluntad de fortalecer la DGA, advirtieron que las reformas de 2015 no cerraban las fisuras del control aduanero, ni disminuían los problemas para el libramiento de las importaciones y exportaciones.

Las zonas primarias estaban desguarnecidas y dependían de la buena o mala voluntad de los permisionarios, y los procedimientos de gestión en esos predios eran cada vez más ineficientes, más caros y menos ágiles.

Mientras tanto, la zona secundaria permanecía prácticamente liberada del control aduanero. Y en la lucha contra el narcotráfico internacional -que la ley 22.415 pone en cabeza de la Aduana, cambiando roles que esa misma ley le asigna a las fuerzas de seguridad- los aduaneros continuaban actuando como auxiliares de terceros organismos, especialmente fuera de las zonas primarias.

La reforma

El próximo 2 de mayo se implementará una nueva reforma aduanera (disposición AFIP 79/16). Pero esta vez gestada por motivaciones diferentes. Una de las principales, que esta vez sí consta en el considerando, es que la DGA, advirtiendo sus necesidades funcionales y operativas, proyecta y promueve su propia reestructuración.

También consta en la norma que el proyecto fue "acogido extensamente" por la AFIP, con el solo límite de armonizar las funciones con el resto de los órganos de la agencia única, así como con la competencia atribuida a sus áreas centrales. Se infiere entonces que, al no ser acogido totalmente, la parte no aprobada podría estar ligada a incrementar la autonomía funcional de la DGA.

Si bien los detalles del plan presentado por la DGA no han sido aún del conocimiento público, es factible que entre las pautas no acogidas por la AFIP estuvieran aquellas relativas a obtener más fondos operativos y más competencia para disponer de ellos.

Resta saber también si estaba en discusión el millonario flujo de dinero que termina en manos privadas mediante el servicio de archivo y digitalización de los documentos que respaldan las importaciones y exportaciones registradas por la DGA. No obstante, en algún momento llegará el debate sobre ese tema. Pues si la Aduana no tiene intenciones de recuperar el archivo documental y aplicar un cobro similar al autorizado a las empresas prestadoras para digitalizarlo, por lo menos algunos problemas de su día a día podrían ser solucionados con el pequeño porcentaje que percibe la AFIP de esas empresas.

De la lectura del nuevo redimensionamiento podría interpretarse además que una vez presentado el proyecto de la DGA el estudio para delegar facultades fue intenso y no alcanzó al nivel de las subdirecciones generales. La designación y remoción de la jerarquía que debe secundar al director de la DGA continuará en manos del administrador federal.

Direcciones

Son importantes las reformas estructurales de la disposición 79/16 que están vinculadas a la lucha contra el narcotráfico y el contrabando de bienes que pueden afectar la salud pública, el medio ambiente y la seguridad nacional. También aquellas relacionadas con la unificación y el fortalecimiento de algunas estructuras orgánicas.

Pero resalta la creación de la Dirección de Gestión de los Recursos y Presupuesto y de la Dirección de Coordinación y Evaluación Operativa Aduanera.

Estas nuevas direcciones demuestran intenciones de jerarquizar y modernizar el servicio aduanero. Por intermedio de la primera, la DGA podrá atender con mayor autonomía necesidades de recursos materiales, infraestructura, bienes y servicios y entender en la disponibilidad de personal. También podrá ejercer la planificación, coordinación y seguimiento de acciones necesarias para disponer de tecnología. Hasta ahora, con niveles orgánicos inferiores, sólo podía coordinar y supervisar actividades al respecto.

Armonizando, la Dirección de Coordinación y Evaluación Operativa Aduanera tendrá la responsabilidad de asesorar y asistir a la DGA en el análisis y eventual reforma de procesos inherentes a su gestión y la de formular planes y proyectos. Las acciones y tareas determinadas para ambas direcciones hacen factible que, en un futuro cercano, la DGA pueda planificar directamente el modo de utilizar los beneficios que otorga el decreto 434/16 (Plan de Modernización del Estado).

Hasta aquí algunas pocas consideraciones sobre la estructura orgánica que comenzará a regir el próximo mes de mayo. Sólo una más sobre el recordatorio expuesto en su considerando, relacionado con las normas que impiden una total autonomía funcional de la DGA (ver aparte).

Revisión

El espíritu de los decretos 1156/96 y 618/97, por los cuales se decidió intervenir la ex ANA, quitarle su autarquía, fusionarla con la DGI (constituyendo una agencia única) y darle la potestad al administrador federal para designar y remover la jerarquía aduanera, fue el mismo que imperó en muchas normas del ex presidente Carlos Menem y necesario para que, en su momento, poderosas empresas internacionales pudieran ser incorporadas al servicio aduanero. No puede obviarse traer a colación que el privado, millonario y trunco programa de control preembarque de importaciones se instrumentó apenas creada la AFIP.

Y es el presidente Mauricio Macri quien debería considerar el espíritu de los decretos 1156/96 y 618/97. Principalmente porque este último le quita la posibilidad que tuvieron sus antecesores, hasta que el primer administrador federal asumió sus funciones: designar y remover formalmente a la máxima jerarquía de la DGA. Aunque de hecho -como otros antes- puede influir para que incorporen a alguien de su confianza, quien se encontrará con un ámbito de escasa autonomía funcional y de trabajo arduo, si pretendiera incrementarla.

El control aduanero, eje de la reestructuración oficial

Advertencia

Contrariando el redimensionamiento encarado el año pasado a través de la disposición 13/15, en la disposición 79/16 la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aclara taxativamente que todas las áreas que se crean desarrollarán sus tareas y acciones dentro del marco de la competencia de la Dirección General de Aduanas (DGA).

Sin embargo, para despejar posibles dudas y evitar confusiones respecto de la autonomía aduanera, la AFIP advierte que todo se hará bajo su coordinación y supervisión funcional.

Insólitamente, dado que las normas se suponen conocidas, en el considerando se recuerda: "Que ello es así, en tanto ha sido el espíritu de los decretos 1156/96 y 618/97 unificar la ex Administración Nacional de Aduanas y la ex Dirección General Impositiva".

Esta última aseveración que se desprende de los fundamentos de la norma tiene más espíritu de advertencia que de recordatorio.

Los ocho puntos

Datos sobre la nueva estructura aduanera

Jerarquización del área jurídica.

Se crea la Dirección Legal

Unificación porteña.

Las estructuras de la Aduana Metropolitana de Buenos Aires se unifican para mejorar los procesos y aumentar el control por oposición

Cambios en Interior.

Esta Subdirección se divide en cinco regiones: Noroeste, Hidrovía, Central, Pampeanay Patagónica

Región Hidrovía.

La creación de esta región es un reconocimiento de la hidrovía como columna vertebral del comercio exterior

Área de Control

Se integran las áreas de Investigaciones y Narcotráfico a nivel nacional

Valoración

El Área de Valoración y Comprobación Documental reportará a Control

Nueva Dirección

Dedicada a la Gestión de los Recursos y Presupuesto

Formación continua

Concursos por antecedentes para cubrir cargos jerárquicos

Fuente: diario La Nación del 12 de abril de 2016.
  COMENTAR