Más caro el caldo que las albóndigas

La política de combate a las drogas será, quizá, el principal legado del gobierno de Felipe Calderón. Esa política tiene dos vertientes: la del combate a los llamados “delitos contra la salud” y la política de salud en materia de consumo de drogas ilícitas. Durante 2011 más de 11 mil homicidios fueron atribuidos directamente a la violencia relacionada con el combate a los “delitos contra la salud”, incluido el narcotráfico y sólo un poco más de 600 directamente al consumo de drogas. Las cifras nos obligan a preguntarnos si el principal problema de salud vinculado con las drogas no está en la violencia que generan el mercado ilícito y su represión, antes que en el consumo.
Descargar archivo 1 : doctrina42912.pdf
  COMENTAR