Políticas de drogas y derechos humanos: des-narcotización del debate para una regulación posible

Asistimos a tiempos en que se han agudizado las contradicciones de la llamada “Guerra contra las Drogas”, que ha multiplicado la violencia, aumentado el consumo y acorralado a los consumidores a una cultura tan clandestina como extendida. En este marco, se discuten políticas de drogas alternativas que están siendo implementadas y evaluadas por un conjunto de países atravesados por los efectos negativos del prohibicionismo. A pesar de la heterogeneidad de políticas en la materia, adecuadas a los contextos e idiosincrasias nacionales, se analizan diferentes iniciativas de regulación, como un punto intermedio entre el esquema prohibicionista y el liberal. De este modo, puede afirmarse que se han creado condiciones para instaurar nuevas prácticas y discursos
sobre las drogas, basadas en experiencias concretas que buscan traccionar la visión hegemónica sostenida desde la OEA (Organización de Estados Americanos) y la ONU (Organización de Naciones Unidas). La regulación, como alternativa a la criminalización, emerge entonces como punto de apoyo para el establecimiento de nuevos lenguajes y miradas sobre las drogas, que desnarcotiza el debate y pone al ser humano en el centro de la discusión. 
Descargar archivo 1 : doctrina42708.pdf
  COMENTAR