doctrina

¿Eficacia preventiva general intimidatoria de la pena?. Consecuencias para la decisión sobre la suspensión de su ejecución

La  nueva  redacción  del  art.  80.1  CP permite   ejecutar   una   pena   de   prisión   aunque concurran  los  requisitos  previstos  en  el  art.  80.2  CP y  sea  razonable  esperar  que  aquélla  no  es  necesaria para  evitar  la  comisión  futura  por  el  penado  de 
nuevos   delitos.   En   este   trabajo   se   analiza   la justificación que la prevención general intimidatoria pueda  ofrecer  para  acorda
r  la  ejecución  de  la  pena. Con  esta  finalidad,  se  examina  el  discurso  teórico sobre  el  efecto  disuasorio  de  la  pena  y  los  estudios empíricos sobre su comprobación. Atendiendo a sus conclusiones,  al  hecho  de  que  la  suspensión  de  la ejecución  de  la  pena  comporta  una  disminución  de su    severidad,    a    sus    características,    y    a    las circunstancias en las que se plantea esta posibilidad, concluimos  que  la  suspensión  de  la  ejecución  de  la pena   comporta   una   disminución   de   su   eficacia 
preventiva general intimidatoria.

Descargar archivo 1 : doctrina42591.pdf
  COMENTAR