doctrina

La pena de muerte ante la construcción de un orden civilizatorio global

La  abolición  de  la  pena  de  muerte expresa  hoy  unos  valores  irrenunciables  sobre  la  condición humana, dentro del marco del Estado de Derecho, en el que la defensa de la dignidad de la persona y la   función   resocializadora   de   las   sanciones   penales   plantea   unos   mínimos   que   no   pueden extralimitarse.  Tenemos  Estados  que  han  abolido  la  pena  de  muerte  y  otros  que  aunque  no  hayan llegado a este estadio no la aplican en la práctica. También quedan algunos que todavía la aplican. En todo caso, se suele considerar que la pena de muerte está relacionada con la tortura y con los tratos inhumanos o degradantes, incompatibles con un orden civilizatorio mundial. Analizamos  aquí  esta  perspectiva  ética  y  jurídica,  que  encontramos  en  el  derecho  supraestatal  y también   en   el   derecho   constitucional   español.   Destacamos   que   España   se   ha   mostrado especialmente  beligerante  a  favor  de  la  abolición  de  la  pena  capital,  suscribiendo  todo  tipo  de normas y realizando declaraciones en esta línea. Además, tratamos la incorporación de España a un orden  jurídico  en  el  marco  tanto  de  la  Unión  Europea  como  del  Consejo  de  Europa  especialmente sensible a la abolición de la pena de muerte.De esta manera, en el presente trabajo se trazan unos criterios a seguir para orientar la reflexión en torno  a  un  futuro  en  el  que  la  pena  de  muerte  sea  definitivamente  un  hecho  del  pasado,  producto del  compromiso  cívico  y  moral  de  las  sociedades  maduras,  responsables  y    respetuosas  con  los valores del humanismo.

Descargar archivo 1 : doctrina42317.pdf
  COMENTAR