El sistema carcelario en Río Grande do Sul: prohibiciones judiciales frente a la sobrepoblación y demás condiciones carcelarias. En portugués.

Lo que afrontam  inúmeros  direitos  dos  apenados,  apontando a  eficácia  das  decisões jurisprudenciais  que,  em  alguns  estabelecimentos,  mitigou  a  superlotação  e,  em outros,   concedeu   prisão   domiciliar   aos   presos   do   regime   aberto,   contudo permanecendo  o  Estado  inerte  em  outras  instituições   prisionais,  alarmando  ainda 
mais a situação. /Primeramente, se pretende realizar un análisis sobre el contexto histórico de las instituciones carcelarias, enfocando las características de los sistemas Panóptico, Auburniano y Pensilvánico, como así también, las Ordenanzas Alfonsinas, Manuelinas y Filipinas, incorporadas en Brasil por la colonización portuguesa como así también el Código Criminal del Imperio. Lo que sería una especie de ensayo normativo de los derechos de los presos de los institutos supramencionados terminó por transformarse en la Ley de Ejecución Penal (Ley 7210/84), después  de su largo proceso de creación e implementación, el cual garantizó los derechos sociales y asistenciales a los penados. El referido texto legal será examinado conjuntamente con su eficacia a la luz del principio constitucional de la dignidad de la persona humana, en cuanto a que el preso no deja de ser ciudadano por estar encarcelado, por esta razón tiene los derechos garantistas, tanto los constitucionales como por la norma infra-legal.Finalmente, se abordan las prohibiciones en las cárceles del territoria frente a la sobrepoblación y las condiciones precarias de las unidades carcelarias, que se enfrentan a numerosos derechos de los presos, lo que indica la eficacia de las decisiones judiciales que en algunos establecimientos, mitigó el hacinamiento, y en otros, concedió el arresto domiciliario a los prisioneros de régimen abierto, sin embargo, el estado queda inerte en otras cárceles, alarmando aún más la situación.

Descargar archivo 1 : doctrina42018.pdf
  COMENTAR