Argumentación jurídica de la imputabilidad de los adolescentes a partir de los 16 años cuando cometen delitos graves

En el Ecuador algunas de las causas que originan este problema social son la pérdida de los valores  morales,  la  influencia  de  los  programas  y noticias  violentas  que  transmiten  los medios de comunicación, el abandono familiar y sobre todo la pobreza.
Con el paso de los años  se fue considerando  crear leyes  y sobre todo instituciones que se encarguen  de  velar  por  el  bienestar  y  los  derechos  entre los  cuales  están  el  Consejo  de  la Niñez y Adolescencia  y, la DINAPEN. La reforma constitucional ecuatoriana recopila los derechos  y  obligaciones  y  sobre  todo  los  principios  a  seguir  en  el  procedimiento  de juzgamiento de aquel grupo.
El  Estado  ecuatoriano ha  creado  una  política  penal  que  no  es  más  que  el  conjunto  de decisiones  y  prácticas  que  desde  el  Estado  organizan,  mantienen,  controlan  y  definen  las relaciones sociales no armoniosas entre los miembros de una sociedad a través del sistema penal, pero en la presente investigación se ha considerado que el Estado aún no aporta con la  suficiente  ayuda  y  sobre  todo  el  suficiente  interés  en  mejorar  la  rehabilitación  y  las medidas  socioeducativas.  Se  debe  tomar  en  cuenta  que  los  derechos  de  los  adolescentes son muchos pero el más importante es el de tener una vida digna y cuando cometan alguna infracción o delito sean
acogidos por una justicia especializada, una política de prevención de  la  violencia  y  la  buena  administración  de  los  Centros  de  Internamiento  Institucional, proporcionando así al adolescente alternativas que lo conduzcan a su adaptación social. Para concluir con la investigación se ha hecho un breve análisis histórico de la doctrina  y las leyes sobre la Protección a los Adolescentes Infractores 
en algunos países, en los cuales coinciden   con   nuevas   reformas   de   rehabilitación   considerando   las   recomendaciones 
internacionales. 

Descargar archivo 1 : doctrina41928.pdf
  COMENTAR